tabla de quesos
EVITA EL EXCESO

¿Cómo hacer una tabla de quesos?

Por separado son grandiosos, pero los quesos y embutidos en conjunto sorprenderán a todos

Una reunión perfecta está compuesta por la grata compañía de tus seres queridos. Haz de ese momento una celebración especial acompañada de una tabla de quesos. Si aún no sabes cómo hacer una, ¡sigue leyendo! Y conviértete en un experto de estos aperitivos.

Cuida la presentación

La superficie de tus aperitivos puede convertirse en una protagonista dependiendo de la temática de tu reunión: madera cruda para algo más casual o una tabla de sal rosa del himalaya, ¡para dejar a los comensales sorprendidos! Recuerda mantener los ingredientes a una temperatura ligeramente fresca (15-20 ºC) para asegurar que los sabores no se modifiquen. Si es posible alejar la tabla de la luz solar directa, será mejor.

como hacer una tabla de quesos y jamones

Ingredientes de la tabla de quesos

Deja volar un poco tu imaginación y piensa en las múltiples combinaciones que podrás crear. Regularmente, en una tabla de quesos debe haber entre 5 a 8 quesos diferentes, entre los que haya varios de pasta blanda (de textura untable) como el feta, mascarpone o el ricotta, algunos de pasta blanda y corteza enmohecida como el camembert o el brie, y otros maduros como gruyere o parmesano.

Estos, acompañados de embutidos como lonchas de jamón serrano, chorizo en rodajas e incluso salchichas, darán un toque salado y especiado que combinará con los quesos. A su vez, agrega algunos ingredientes frescos como rebanadas de manzana verde o uvas. Añadirán la acidez necesaria.

Para complementar, elige frutos secos y semillas (almendras, arándanos, pistaches, rebanadas o palitos de pan artesanal, además de algunas galletas saladas). Junto con mermeladas dulces, tendrás una variedad de sabores que se complementarán con la diversidad de quesos y embutidos.

¿Con qué vino acompañar una tabla de quesos?

Marida estos aperitivos de una forma ideal; para las carnes frías y los quesos maduros, un vino tinto Tempranillo o Cabernet de barrica será un gran aliado. Para quesos jóvenes y las frutas dulces, un vino Pinot Noir puede ser una buena opción.

Si te atreves a experimentar, intenta con alguna selección ligera de vinos rosados o blancos semisecos como el Sauvignon Blanc.

Te puede interesar: Tipos de maridaje de vinos

Acompaña la tabla de quesos con los productos LALA® y disfruta las fiestas decembrinas con los que más quieres.

Compartir 

TE PUEDE INTERESAR 

recetas de san valentin

Enamorándole en San Valentín…

Prepara una comida o cena romántica para sorprender a tu pareja este 14 de febrero. Desde la entrada hasta el postre, te enseñamos recetas fáciles.

curiosidades de la comida alemana

Curiosidades de la comida alemana

La gastronomía alemana varía de una región a otra y está muy influenciada por el entorno cultural y social, te invitamos a conocerla un poco más.