Conoce sus diferencias y elige la que se ajuste más a tus necesidades

Estamos por entrar de lleno a la primavera, época ideal para convivir con tu familia en ambientes al aire libre. Hazte de una parrilla y reúnete con ellos para darle la bienvenida a la temporada de calor. Aquí te decimos cómo elegir la parrilla ideal para ti.

Lo primero que debes decidir al elegir tu parrilla es si prefieres que funcione con gas o con carbón. Parece simple, pero lo cierto es que debes considerar cuál de las dos se adapta más a tus necesidades.

¿Parrilla de carbón o de gas?

Una de las principales ventajas de las parrillas de carbón es que, al cocinar en ellas, la comida adquiere un sabor diferente, una especie de ahumado mucho más intenso. Sin embargo, comprar una parrilla de carbón implica:

  • La necesidad de encenderlo con carbón, madera o una mezcla de ambos.
  • Cocinar con carbón toma su tiempo. Después de encender el fuego, podrás empezar a preparar tus alimentos entre 15 y 30 minutos más tarde, dependiendo del tamaño de la parrilla y el número y tipo de carbón.
  • Las parrillas de mejor calidad disponen de ventilas para controlar la temperatura de cocción.
  • Cuando se usa una parrilla de carbón, es necesario limpiar las cenizas con regularidad.
Tipos de parrilla

Por otro lado, la principal ventaja de las parrillas de gas es la capacidad de poder encenderla sin mayor dificultad con ayuda de un cerillo o un encendedor eléctrico, por lo que puedes comenzar a utilizarla mucho más rápido, regularmente sólo requiere 10 minutos para precalentar.

Ahora bien, este tipo de parrillas no le dará el rico sabor grill que los alimentos asados regularmente tienen, aunque existen algunos materiales que pueden ser de gran ayuda para lograr un efecto parecido. Independientemente de esto, una parrilla de gas te ofrece:

  • La facilidad de usar gas propano líquido o natural.
  • El gas es más limpio y resulta comparativamente más barato que el carbón.
  • Las parrillas de gas se prenden rápidamente con un encendedor de botón, giratorio o electrónico integrado.
  • Los quemadores adicionales permiten preparar platillos de acompañamiento sin necesidad de ir y venir de la cocina.

Una vez que tienes definido qué tipo de parrilla comprar, el siguiente paso es determinar el tamaño de la parrilla que deseas. Si de entrada sabes que el uso que le darás implica la preparación de una gran cantidad de alimentos, la mejor opción es optar por una parrilla de gran tamaño. De lo contrario, una más modesta te será bastante útil, sobre todo si no cuentas con un gran espacio para guardarla.

La decisión es tuya, ahora que conoces los beneficios que los diferentes tipos de parrillas te proporcionan, estás listo para elegir el que más te acerque a ser todo un Maestro de la Parrilla.