Sácale jugo a la tapa de tu parrilla

tapa de la parrilla

¿Sabes para qué sirve la tapa de tu parrilla? Mejora tus recetas con estos tips

La tapa en las parrillas de carbón es un elemento cada vez más solicitado y en las parrillas a gas simplemente es infaltable, pero ¿sabes para qué se utiliza la tapa y cómo sacarle provecho?

La tapa cumple una función parecida a un horno: permite que el calor y el humo que se produce durante tu asado se conserven más tiempo alrededor de los alimentos, cocinándolos de forma equitativa.

Esto provoca que la comida reciba la misma proporción de calor por todos sus lados y su interior se cocine más rápido. Piensa que entre menos tiempo pase tu corte en el asador, menos jugos perderá.

Cocinar con tapa es ideal para cortes pesados

La tapa y el calor que se produce con ella ayuda a que los cortes gruesos se cocinen por igual y queden en el término deseado de orilla a orilla, evitando dejar sólo una pequeña parte del centro de tu corte en el jugoso término medio que, por lo general, se busca.

Los cortes de carne superiores a 1kg. son los indicados para ser cocinados con la tapa abajo, por ejemplo: punta de ganso, punta picana, lomos y filetes.

Ten en cuenta que cada vez que abres o quitas la tapa de la parrilla, el calor se escapa y la temperatura desciende. Por lo que si estás cocinando un corte que necesita de mucha temperatura, es importante que no abras la parrilla cuando no es necesario y utilizar los utensilios adecuados.

Cuándo no usar la tapa

Para los cortes delgados como la entraña, palanca o bisteces de lomo vetado no es necesaria la tapa. Basta con poner el fuego fuerte 3 o 4 minutos por lado y estará listo, ya que el objetivo es crear una costra de sabor en la superficie de los alimentos y que por dentro estén jugosos. 

La próxima vez que hagas una parrillada, toma en cuenta esta forma de preparar la carne, seguro encontrarás que además de práctica te dará excelentes resultados en sabor para tus ingredientes favoritos.