¿Cómo catar el vino?

cómo catar el vino

Que tus sentidos te ayuden a apreciar el vino en todo su esplendor

La vista, el olfato, el gusto e, incluso, el tacto son necesarios para experimentar por completo las bondades de un buen vino, te decimos cómo detectar sus propiedades.

Antes de catar, toma en cuenta: inmediatamente después de descorchar tu botella, huele el corcho, pero aún no te apresures a distinguir familias olfativas. Sirve sólo un poco de vino en una copa, cogiéndola por el tallo -o la base- de forma que tu mano no caliente el líquido.

cata de vinos

Fase visual

Aprecia el color: inclina la copa unos 45º sobre un fondo blanco, por ejemplo, la pared, para observar su limpidez (pureza) y brillo, aspectos que determinan su sanidad.

En los vinos blancos notaremos su color en el centro de la copa. Cuando se trate de vinos jóvenes, sus colores irán de cristalino a leves reflejos verdosos. Mientras que los de cierta edad partirán del amarillo a los tonos dorados, y amarillo o dorado intenso para los vinos blancos añejos.

En los vinos tintos presta atención al color en la parte superior que dibuja el vino en la copa, pues allí apreciaremos diferentes tonalidades que cada familia ofrece.

Así, entre más roja sea la tonalidad, mayor maduración evidencia. Por ejemplo, en los vinos jóvenes veremos tonos violáceos. Los vinos maduros reflejan tonalidades rubí o escarlata y los añejos serán de colores rojizos más firmes.

Cabe mencionar que,en los tintos es muy importante la profundidad y concentración. Si quieres notar estos aspectos, pon tu mano entre la copa y el fondo blanco y, si puedes ver tus dedos, entonces hablaremos de baja profundidad, pero si se te dificulta, entonces estaremos ante un vino profundo.

Fase olfativa

Acerca la copa, sin agitar, a tu nariz para apreciar la intensidad aromática del vino y que el mismo no presente olores ajenos a su naturaleza (identificación de posibles defectos).

Luego agita la copa con movimientos circulares para lograr que el vino desprenda sus aromas con mayor intensidad. Acerca nuevamente la nariz a la copa y notaremos que los aromas son más profundo y penetrantes.

cómo se cata un vino
Es momento de identificar descriptores y para esto iremos de lo general a lo particular.

Primero trataremos de identificar familias aromáticas: frutal, floral, vegetal, especial, madera, etc. Luego buscaremos reconocer descriptores específicos como los cítricos, o los frutos tropicales, los frutos rojos, las bayas, el paso por barrica y las especias. 

Según la calidad y cantidad de descriptores, podrás hablar de vinos simples, sencillos, jóvenes (con aromas primarios), o bien, vinos complejos, elegantes y añejos.

Agita la copa ligeramente para que el vino entre en contacto con el oxígeno y desprenda más aromas. Los secundarios se originan en la fermentación tanto alcohólica como maloláctica, suelen ser más numerosos en vinos jóvenes.

Sigue agitando con más energía para dar paso a los aromas terciarios. Conocidos como bouquet, son complicados de adivinar, se desarrollan durante y después de la crianza del vino y se clasifican en diferentes familias (animal, vegetal, torrefactos, frutos secos, etcétera).

aprender a catar vino
Pon especial atención a la frescura producida por la acidez, así como al cuerpo y volumen, ya que pueden definirse como ligero, denso, estructurado o de buen cuerpo.

Fase gustativa

Bebe un sorbo de vino que mantendrás en el paladar durante algunos segundos para que su sabor alcance a inundar tu cavidad bucal.

Realiza un pequeño “buche” y aspira aire con la intención de ayudar al vino a intensificar sus aromas en tu boca.

Busca identificar y describir su “ataque”, es decir, la forma en que el vino aborda el paladar y que puede ser dulce o seco, como se le llama a los vinos no dulces.

Finalmente…

Si deseas conocer muy a detalle el vino que estas disfrutando, puedes concluir su cata con el sentido del tacto, para determinar la textura. Ésta puede ser parecida a la seda, terciopelo o satén.

Notarás suavidad o untuosidad como factores positivos, o astringencia y rugosidad como negativos.

Disfruta tus vinos y bebidas favoritas y conoce a fondo sus propiedades. En Sabor y Estilo te acompañamos.