Vino y licor: identifica sus diferencias

Vinos y licores características y diferencias
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Solemos considerarlos como sinónimos, pero estas bebidas tienen características que las distinguen, ¿las conoces?

Desde su proceso de elaboración hasta la forma en que se beben, los vinos y licores tienen características que un buen conocedor debe saber identificar. Si creías que vino y licor eran lo mismo, sigue leyendo y descubre sus principales diferencias.

Primera diferencia entre vinos y licores: su origen

La Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) ha establecido la siguiente definición del vino:

[…] exclusivamente la bebida resultante de la fermentación alcohólica, completa o parcial, de uvas frescas, estrujadas o no, o de mosto de la uva".

Además, señala que su contenido en alcohol adquirido no puede ser inferior a 8.5% Alc. Vol. Sin embargo, permite que el grado alcohólico total mínimo pueda reducirse a a 7% Alc. Vol., teniendo en cuenta las condiciones del clima, del suelo o de la variedad de uva, así como de factores cualitativos especiales o de tradiciones propias de ciertas regiones.

Los tipos de vino más conocidos son: tinto, rosado y blanco. Conoce más sobre ellos aquí.

Definición de vino
El vino es resultado de la fermentación de la uva

En cambio, un licor es una bebida alcohólica que pasa por procesos de destilación, infusión o maceración de sustancias naturales, ya sea plantas o frutos distintos a la uva, con algún tipo de alcohol aromatizado.

Este proceso aumenta considerablemente el volumen de alcohol en la bebida, en promedio a 37% Alc. Vol. o más alto. Además, son bebidas de fuerte aroma con mayor porcentaje de azúcar. Ejemplos de licores tenemos muchos: tequila, ron, vodka y whisky, entre otros.

Segunda diferencia: graduación alcohólica

La graduación alcohólica es la expresión porcentual del número de volúmenes de alcohol (etanol) contenidos en 100 volúmenes de producto, medidos a una temperatura de 20 ºC. Puedes identifcarla en las etiquetas de las bebidas como: % Alc. Vol.

Es decir: si un licor tiene 40% Alc. Vol., como algunos tequilas, significa que tiene 400 ml de etanol por litro.

Los vinos con mayor graduación de alcohol sólo alcanzan hasta 15% Alc. Vol., en cambio, los licores pueden alcanzar hasta 45% Alc. Vol.

Ejemplos de licores
Un licor se puede elaborar a partir de otras plantas y frutos

Tercera diferencia: temperatura

Para disfutar un vino, la temperatura al momento de su servicio dependerá del tipo del que se trate, y puede variar entre 4 y 20 ºC, pero nunca se le agrega hielos para enfriarlo, a diferencia de los licores.

¿A qué temperatura se debe beber el vino? Descúbrelo.

Cuarta diferencia: su servicio

Generalmente los vinos se sirven solos y en copas adecuadas servidas a un nivel indicado para disfrutar sus tonos y aromas.

A diferencia de los destilados o licores, que aunque también se sirven en diferentes copas o vasos, se prestan para preparar un sinfín de cocteles con ayuda de hielos, refrescos, jugos, jarabes y trozos de frutas.

Ya que conoces la diferencia entre vino y licor, recuerda que en Superama.com.mx, además de contar con todo lo que necesitas para tu despensa, también puedes pedir tus vinos y licores a domicilio, ¿mucho más cómodo, verdad?

EVITA EL EXCESO.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Te puede interesar