Beber cerveza después del ejercicio

beneficios de beber cerveza despues de hacer ejercicio

¿Será cierto que una cerveza después de hacer deporte es la mejor forma de reponerte? Sigue leyendo…

Los beneficios de la cerveza son tantos como los mitos en torno a esta refrescante bebida. Uno de ellos es que tomar cerveza después de realizar actividad física puede ayudar a reponerte con más facilidad. ¿Cierto o falso?

Empecemos por conocer lo que pasa con tu cuerpo cuando haces ejercicio. Los músculos requieren glucosa y ATP (fundamental en la obtención de energía celular) para la contracción y movimiento, por lo que para generarlos demandan oxigenación extra, por eso tu respiración incrementa y tu corazón comienza a bombear más sangre.

Por otro lado, el cerebro y los huesos también atraviesan una serie de cambios. Derivado del incremento del flujo sanguíneo al corazón, el cerebro se sentirá más concentrado una vez terminada tu rutina, mientras que el ejercicio contribuye a una mejor salud ósea.

Todo esto da como resultado una importante deshidratación en el organismo, que repercute directamente en tu rendimiento y salud, de ahí la importancia de mantenerte hidratado durante y después de tu rutina de ejercicios… Aquí es donde entra la cerveza…

Quizá te interese: ¿Qué es la cerveza artesanal?

cerveza y ejercicio

¿La cerveza ayuda a rehidratarte después de la actividad física?

Beber cerveza después del ejercicio es un tema que sigue abierto a debate y que bien podrás resolver en comunicación con tu entrenador y tu nutriólogo, pues factores como el tipo de entrenamiento y su tiempo de recuperación requerido, cantidad y concentración de alcohol ingerida, entre otros, intervienen para dar una respuesta afirmativa o negativa.

A favor de tomar cerveza tras el ejercicio…

Existen estudios que señalan que, debido a la capacidad de hidratación y efectos antioxidantes de la cerveza, tomar cerveza después del gimnasio puede ser benéfico.

Esto contribuiría a la recuperación de los músculos, pues el agua, la cebada y el lúpulo, componentes principales de la cerveza, aunados a su bajo contenido en alcohol, contrarrestan el proceso oxidativo de la fibra muscular que origina la fatiga muscular y favorecen la rehidratación de forma más eficaz.

Además, otras investigaciones argumentan que los ingredientes de la cerveza también contienen nutrientes como potasio, fósforo, vitaminas del complejo B y un bajo nivel de grasas y calorías, lo que hace de su consumo moderado una alternativa para la recuperación del metabolismo hormonal e inmunológico de los deportistas.

Por si fuera poco, hay evidencia que sugiere que el ejercicio y el consumo moderado de alcohol puede tener efectos favorables en la coagulación de la sangre.

Quizá te interesa: Tipos de cerveza artesanal

En contra de tomar cerveza tras el ejercicio…

Por el contrario, otros estudios han sugerido que el consumo de alcohol disminuye el uso de glucosa y aminoácidos por parte de los músculos, afecta negativamente el suministro de energía y altera el proceso metabólico durante la actividad física.

Cuando haces ejercicio, tus músculos se esfuerzan tanto que se desgastan. Tu cuerpo interpreta que el tejido muscular dañado no es suficiente para tus actividades, por lo que genera nuevas fibras de tejido para reforzarlo (por eso, con el ejercicio ganamos masa muscular). En este proceso intervienen la glucosa y aminoácidos, pero si han sido dañados al momento de beber, no harán adecuadamente su función.

beber cerveza

Además, el alcohol interfiere en el funcionamiento del sistema endocrino que se encarga de generar y “administrar” hormonas como la testosterona, necesaria para la creación de masa muscular.

Incluso beber una cerveza después de hacer deporte, es decir, pequeñas dosis de alcohol, puede deshidratarte y hacer que pierdas muchos más electrolitos que los que ya pierdes con el ejercicio.

Sin embargo, aún falta suficiente respaldo científico para confirmar las nociones tanto a favor, como en contra del consumo de alcohol tras el ejercicio.

¿Beber o no beber? He ahí el dilema…

Es poco probable que una dosis de aproximadamente 0.5 g/l de alcohol (aproximadamente un vaso de cerveza) afecte tu recuperación. Así que, si tomas una cerveza después de hacer deporte tampoco es el gran error de tu entrenamiento, SIEMPRE Y CUANDO lo hagas OCASIONAL Y MODERADAMENTE.

¿Te gustaría beber un trago después de tu rutina del gym? Recuerda que antes de tomar cualquier decisión al respecto, lo más recomendable es que te consultes con tu entrenador profesional y tu nutriólogo.

Con información de:

Centro Nacional de Información Biotecnológica, Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos

Alcohol: impact on sports performance and recovery in male athletes

Sports Medicine

Interaction Between Alcohol and Exercise

Dr. Joseph Mercola

Esto es lo que le pasa a su cuerpo cuando hace ejercicio