Te decimos por qué este dulce y dorado manjar debe estar en tu hogar

Los beneficios de la miel de abeja se notan ¡hasta en tu rostro!, pues contiene más de 60 nutrientes diferentes que la hacen útil tanto para calmar la tos como para tener un cutis radiante. Esto y más la hacen un indispensable en tu alacena, botiquín o kit de belleza.

Entre los nutrientes de la miel destacan azúcares, vitaminas del complejo B (que ayudan a formar glóbulos rojos y a la energía celular) y C (necesaria para el crecimiento y reparación de tejidos), así como variedad de minerales (calcio, fósforo, magnesio, hierro, yodo y zinc).

¡Te van a encantar!: 3 deliciosas recetas orgánicas para compartir

Cabe destacar que no importa si es líquida o se ha solidificado, la miel sigue conservando estos nutrientes. Además, no se descompone debido a que carece de humedad y proporciona suficiente acidez como para impedir que los microorganismos se desarrollen en ella.

Su olor, color y sabor se determina por las flores o plantas de las que las abejas recolecten el néctar: si son girasoles, tendrá un color dorado; los tréboles producen miel blanca y dulce; mientras que los agaves dan como resultado una miel más simple. La miel oscura es de sabor fuerte y la clara, un sabor más suave.

¿Para qué sirve la miel?

Hasta 80% de la composición de la miel es de azúcares como glucosa y fructosa, los cuales se absorben rápidamente en la mucosa intestinal proporcionando energía a los pocos minutos.

Esto ayuda principalmente a personas con anemia o que se recuperan de alguna enfermedad. Además, aporta energía al corazón, reduciendo el riesgo de eventos cardiacos.

Entre los beneficios de la miel de abeja es conocido popularmente que ayuda a combatir la tos debido a sus propiedades antibacterianas. Así, es común ingerir una pequeña cantidad de miel antes de dormir para reducir el número de accesos.

Asimismo, el uso de vendajes con miel contribuye a la cicatrización de heridas postquirúrgicas, quemaduras, cortes o abscesos. Esto al reducir el riesgo de infección, dolor, tiempo de curación e impedir que los vendajes se adhieran a la piel.

Por otra parte, pese a que 100g. de miel aportan unas 300 calorías, es recomendable consumirla en cantidades moderadas (hasta 10g. al día) como un endulzante, ya que es más saludable que el azúcar común, sobre todo la miel orgánica (no contiene ningún químico adicional).

Debido a que en el proceso de recolección y tratamiento para comercializar la miel pueden quedar restos de bacterias que el sistema digestivo de un bebé aún no es capaz de destruir, es recomendable que niños menores de 18 meses de edad no la coman.

Quizá te interese: Añade los beneficios de los antioxidantes a tu desayuno

Propiedades de la miel en la piel

Además de su capacidad de cicatrizar heridas, cuando se aplica miel en la dermis, actúan sus propiedades antioxidantes que previenen el cutis reseco, sirven como un desinfectante de impurezas del rostro y sus nutrientes aportan vitalidad a las pieles sensibles.

beneficios de la miel en la piel
Las mascarillas para la cara con miel son un exfoliante natural, ¡adiós impurezas!

De ahí que la industria cosmética emplee la miel en bálsamos o cremas. Incluso existen mascarillas, pero si prefieres hacer una casera a fin de exfoliar tu piel y evitar el envejecimiento prematuro, toma nota:

Mascarilla para la cara con miel exfoliante y antienvejecimiento

  1. Mezcla una cucharada de miel con el jugo de un cítrico como limón o naranja.
  2. Frota la mezcla en tu rostro con movimientos circulares durante unos minutos.
  3. Enjuaga con agua tibia.
  4. Hazlo dos veces a la semana por las noches para evitar el contacto con el sol.

Para disfrutar los beneficios de la miel de abeja por más tiempo, guárdala lejos de la humedad y la luz.

Recuerda que en Superama puedes encontrar la miel de tu preferencia, incluso miel orgánica. Pídela en Superama.com.mx, a través de WhatsApp o llamando al 55 5134 0088. ¡Déjanos consentirte!

Fuentes:

Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos

Fundación Española del Corazón

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)