Cuida tu piel y consigue el bronceado perfecto

Disfruta de las vacaciones sin temor al daño de los rayos del sol

Disfruta de las vacaciones sin temor al daño de los rayos del sol

¿Sabías que…?

El sol puede ser una bendición o un terrible problema. Y es que, sin importar los diferentes tipos de piel, las quemaduras solares pueden provocar serios problemas a tu salud. Sabemos que el bronceado ideal provoca admiración instantánea, por eso te compartimos algunos consejos para obtenerlo sin afectar tu piel.

¿Cómo escoger un bloqueador solar?

Es importante que tomes en cuenta los cuidados de la piel, así que te explicaremos algunos términos usados en el bloqueador solar que tal vez no acabes de comprender del todo:

Hay dos tipos de rayos solares: los UVA son los que broncean de inmediato, pero su efecto no es duradero, además de que causan envejecimiento prematuro de la piel (manchas y arrugas). Los UVB penetran menos que los anteriores, pero son más reflejantes y pueden causar quemaduras de sol. Un bloqueador solar de amplio espectro (protege contra los rayos UVA y UVB) es el ideal.

Al comprar un bloqueador solar, también toma en cuenta que tenga un FPS (factor de protección solar) superior a 30 y que sea resistente al agua.

Puedes encontrar bloqueadores para diferentes tipos de piel y consistencias, elige según tus necesidades y las de tu familia.

Un gran cuidado para la piel de los más pequeños

Los niños y bebés tienen la piel más delgada debido a su temprana edad, así que tendrás que triplicar los cuidados para ellos. A continuación, te damos algunas sugerencias para su protección frente al sol:

  • Recién salido del baño con la piel húmeda, úntale a tu bebé la loción protectora, así la absorción será más rápida y profunda.
  • Escoge un protector solar sin lágrimas y resistente al agua. La eterna dinámica “¡no quiero ponerme bloqueador!” es clásica, así que te conviene conseguir un bloqueador que resista las actividades de tus hijos.
  • Se recomienda aplicar el bloqueador solar 20 minutos antes de salir y repetir 30 minutos después.
  • Trata de poner a tus hijos capas ligeras de bloqueador solar en el rostro y partes corporales expuestas a la luz solar cada dos horas para reforzar protección. 

Es importante que tengas presente que es mejor no exponer directamente a bebés recién nacidos o menores de un año al sol intenso, y es recomendable que no expongas a los niños (de la edad que sea), al sol de verano entre las 12 y 16 horas, horarios en los que el sol es más intenso, pues podrían descompensarse, además de sufrir daños en la piel.

No expongas a los niños (de la edad que sea), al sol de verano

Una piel besada por el sol

Después de asegurarte que estás protegida, lo segundo más importante es conseguir el tono que buscas en la piel. Lo primero que debes tener presente es un buen aceite bronceador o emulsión, si tu tez es morena; si, al contrario, tu piel es sensible y clara, es mejor que optes por una crema bronceadora o una pantalla solar.

Y por favor, ¡no te duermas! Si estás pensando en pasar un buen rato expuesta al sol para lograr el dorado de tus sueños, te recomendamos que vayas acompañada o lleves contigo un reproductor de música o un libro, algo que te mantenga despierta para evitar este tipo de contratiempos que pueden arruinar tu piel. Al final del día, después del baño, usa una loción refrescante para hidratar.

Los cuidados post playa también deben de ser prioritarios. La diversión y la exposición directa al sol terminó y estarás de vuelta en la ciudad, aunque hayas sido muy detallista en el cuidado de tu cuerpo, no está demás que tengas a la mano gel refrescante de aloe vera, producto que te ayudará a restaurar y moderar cualquier molestia en la piel.

Cuida tu piel y la de tu familia no sólo en vacaciones, hazlo un hábito diario y así lucirá radiante y, lo más importante, permanecerá saludable. Encuentra todo lo que necesitas para protegerla y disfrutar de estas vacaciones de verano en Superama.com.mx o vistita tu tienda más cercana, ¡déjanos consentirte!

Quiero recibir más noticias