Los esenciales para la salud física y emocional de tus hijos.

En tus manos está lograr que tu hijo se adapte a un estilo de vida saludable. El secreto está en asegurarle hábitos saludables, como una adecuada alimentación, un descanso suficiente, pero especialmente tu apoyo, paciencia y todo tu cariño.

Lo esencial: la alimentación

La alimentación es uno de los factores más importantes y sobre los cuales debes poner especial atención. Para empezar, recuerda que el desayuno cubre 25% de las necesidades calóricas de los niños, por lo que nunca hay que saltarse esta comida del día.

Haz un esfuerzo por prepararle un desayuno balanceado, por ejemplo, una pieza de fruta fresca, un huevo revuelto con verduras y un vaso de leche, o bien, un smoothie de fruta con verdura y una quesadilla de nopales con queso.

Descanso adecuado

Es fundamental que los niños duerman, por lo menos, 8 horas diarias; de lo contrario, les será muy difícil poner atención en clase y concentrarse en las lecciones.

En lo posible, evita que vean la tele, jueguen videojuegos y usen el celular hasta altas horas de la noche.

Seguimiento en la escuela

Siempre mantente al pendiente de tu hijo y todas sus actividades escolares. Obsérvalo y acércate a él para detectar cómo se siente, qué piensa y quiénes son sus amigos. Ante cualquier duda o conducta rara por parte de tu hijo, no dudes en acudir a la escuela y ponerte en contacto con las autoridades y maestros.

Darle un seguimiento continuo a tu niño es fundamental para su desarrollo, procura siempre dedicarle el tiempo suficiente para desarrollar un vínculo de confianza, no hay mejor manera de garantizarle una vida saludable.

hábitos saludables para niños

El reto diario: la tarea

Este punto casi siempre causa fricciones, no sólo entre padres e hijos, sino entre maestros y alumnos. Tu labor aquí es inculcar en tu niño la necesidad de hacer la tarea para afianzar sus conocimientos y no hacerla ver como un castigo.

Otras estrategias que te pueden ayudar con la tarea y que fomentan buenos hábitos de estudio son:

  1. Establece un horario fijo para hacerla.
  2. Revisa sus cuadernos todos los días y crea una red de apoyo entre las madres de sus compañeros, por si algún día se le olvida anotarla o tiene dudas, el chat de Whatsapp es ideal para eso.
  3. Escoge un lugar adecuado y elimina las distracciones.
  4. Permanece con él para ayudarlo o explicarle lo que no entienda.
  5. Recuerda, una cosa es que lo apoyes y te involucres de manera activa en sus deberes, y otra que termines haciéndolos por él, ¡no caigas en la trampa!

 El espacio para el estudio

  • Debe ser un lugar bien iluminado, lo mejor es la luz natural, pero si es artificial procura que sea amarilla, ya que es la más parecida a la luz del sol y la mejor para la vista.
  • Otro factor esencial es que sea un sitio con poco ruido, para que tu hijo pueda concentrarse en sus deberes y en el estudio de sus materias.
  • La temperatura debe ser agradable. El frío excesivo produce inquietud y el calor fatiga.
  • La silla debe tener una altura proporcional a la de tu hijo y la mesa en donde estudia, además, debe contar con un respaldo firme para apoyar su espalda y formar un ángulo recto con los muslos y el pecho.

Recuerda que tus hijos son el reflejo de tus acciones, transmite tus hábitos saludables y ayúdalos a crecer de la mejor manera.