¡No temas! Te decimos lo que necesitas saber para el primer cambio de pañal de tu bebé

¡Qué nervio! Uno de los momentos a los que muchas mamás y papás primerizos preocupa es ¿cómo se debe cambiar el pañal de un recién nacido sin lastimarlo? De cualquier manera, la hora del cambio de pañal, sobre todo cuando se trata de un recién nacido, es una experiencia a la que como padres deberán enfrentarse, por lo que lo mejor es prepararse con anticipación. Te dejamos estos consejos que te serán de gran ayuda.

Comencemos por lo básico: ¿qué pañales comprar? Toma en cuenta que los que elijas deberán ajustarse a la etapa en la que tu bebé se encuentre considerando tanto su peso como su edad. Puedes entender un poco más al respecto aquí – – > Etapas de los pañales

¿Qué necesitas para cambiar un pañal?

Empieza por tener a la mano todos los elementos necesarios:

  • Cambiador: un cambiador alto te ayudará a no doblar demasiado tu espalda. Si estás fuera de casa, opta por llevar un cambiador portátil en la pañalera.
  • Toallitas húmedas: son perfectas para limpiar la piel de tu bebé sin lastimarla.
  • Crema o talco protector: evita rozaduras en las pompitas de tu pequeño.

¿Cómo sé si el pañal es bueno?

En cuestión de absorción, busca un pañal que cuente con un elástico suave y resistente, pues durante los primeros meses, las heces de tu bebé son más líquidas y éste pasará mucho tiempo en su cuna, por lo que contar con este aditamento en su pañal evitará cualquier derrame.

La suavidad es otro importante factor, asegúrate de que el pañal en cuestión no lastime su ombligo, pues es una zona muy delicada que requiere mucho cuidado los primeros días. Finalmente verifica que el pañal sea flexible, pues debe proporcionarle a tu bebé comodidad e higiene para su piel.

Listo, una vez que cuentas con el pañal adecuado, viene lo bueno, aprender a cambiar a tu bebé. Esta infografía te ayudará.

Cómo cambiar un pañal para bebé

Si es niño, cubre su pene con un paño, ya que el frío puede hacerlo orinar y mojarte sorpresivamente.

Si aún no se le ha caído el cordón umbilical, sé cuidadosa. Limpia la zona del ombligo por separado con algún líquido antiséptico y evita que el pañal tenga contacto con ella, ya que la humedad puede retardar la cicatrización.

Es muy importante que hagas de éste un momento divertido para que los dos se sientan cómodos, puedes darle a tu bebé algún juguete o algo que lo distraiga mientras lo aseas, de esta manera él se sentirá a gusto y tú no estarás presionada.

¡No te sientas abrumada! Durante los primeros meses de tu bebé, los cambios de pañal son muy frecuentes. Al pasar el tiempo esa frecuencia disminuye. El propio bebé manifiesta cuándo es hora de cambiarlo. Recuerda aprovechar las ofertas que Superama tiene para ti en pañales, accesorios para bebés !y mucho más! Encuentra todo lo que necesitas para el cuidado de tu bebé tu tienda más cercana o en Superama.com.mx. 

Etiquetas: