origen-del-pan-de-muerto

Origen del pan de muerto

Conoce la historia de este exquisito postre, insignia de México

Con el Día de Muertos próximo a festejarse en México, los colores, olores y sabores característicos de esta época empiezan a aflorar en todas partes. Esta celebración tan especial es motivo de orgullo nacional, ¡somos conocidos por todos gracias al amor y riqueza de nuestras tradiciones!

Y si hablamos de tradiciones, sabores y Día de Muertos, tenemos que hablar de, probablemente, el postre más importante y conocido de nuestra amplia gastronomía nacional: el pan de muerto, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO desde 2003.

¡Conoce el origen del pan de muerto!

La historia nos remonta a la época de la Conquista. Este pan es producto de la fusión de dos mundos hasta entonces ajenos: el prehispánico y el español. Por una parte está el espíritu festivo mexicano para con la muerte y por otra, el tradicional uso de trigo en Europa.

origen-del-pan-de-muerto

El relato cuenta que los españoles presenciaron los sacrificios de la época y prefirieron ofrecer mediante la elaboración de un pan de trigo bañado en azúcar roja el tributo que se profesaba entonces. ¡Es el primer vestigio del tradicional pan que disfrutamos hoy!

¿Qué significa el pan de muerto?

 

Se dice que los pueblos prehispánicos solían rendir tributo a sus dioses con un pan de amaranto molido bañado en sangre de los sacrificados, era, su manera de manifestar su profundo respeto y devoción para con ellos. ¡Incluso hay versiones que versan sobre corazones humanos cubiertos de amaranto que eran ofrecidos también como ofrenda!

El pan de muerto que conocemos hoy sigue siendo una representación en honor a la muerte, una alegoría con mucho sentido del humor de los muertos. El centro del pan representa el cráneo del difunto y las tiras que rodean al pan simbolizan los huesos, así como las lágrimas derramadas por los que ya no nos acompañan.

Variedades regionales del pan de muerto

En algunas partes del país puede llegar a variar un poco su presentación. El más popular está cubierto de azúcar estándar, pero por ejemplo, en Puebla se estila más cubrirlos con azúcar teñida de rojo, para preservar la idea original de simular ser sangre.

En Michoacán por otra parte, el pan de muerto cambia totalmente de forma y se prepara de modo que simulen ser flores y animales. Se hace con trigo, azúcar y sal. Oaxaca manifiesta su tradicional bordado en cada uno de sus panes y en otros sitios, se reemplaza el azúcar por ajonjolí y anís.

Nuevas formas de comer pan de muerto

Últimamente se han vuelto populares los panes de muertos rellenos de nata, chocolate, crema de avellana, esencia de azahar, con conejitos de chocolate, queso crema e incluso, ¡hay quienes los disfrutan con carnitas y arrachera!

¡Hay gustos y presentaciones para todos!

¡Disfruta el pan de muerto en nuestro súper en línea y continúa disfrutando nuestra historia y tradiciones en familia!

Compartir 

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

TE PUEDE INTERESAR